Ser un líder empresarial siempre será un reto, pero definitivamente es más grande cuándo el contexto no da ninguna señal de tregua. Ahora bien, si pensamos en el momento actual, ningún líder había experimentado tantos cambios y en un tiempo tan prolongado. Solo basta ver los números de las últimas semanas en nuestro país. Las noticias y las consecuencias del brote del coronavirus COVID-19 nos han sacudido a todos. En medio de la tristeza por el número de víctimas humanas, las acciones relacionadas con la salud, la crisis humanitaria y la crisis económica sin precedentes parecen no acabar.

En relación con lo anterior, es necesario que los líderes se trasladen a su lado más humano y se pregunten ¿cómo pueden apoyar a las personas de las cuales son responsables? ¿qué pueden hacer para que se sientan seguros en estos tiempos? ¿qué respuestas deben dar a sus empleados para mantenerlos a salvo en sus lugares de trabajo? Por supuesto, hay muchas medidas que ya se tomaron empresarialmente y como país para responder a estas preguntas, pero aún queda mucho camino por recorrer. 

No obstante, debemos recordar que estamos en un país que no ha sido ajeno a las luchas del pasado. La comunidad empresarial del país ha ganado su fuerza gracias al trabajo duro, su capacidad de recuperación y su enfoque en el trabajo en equipo; estas y muchas cualidades más, nos han hecho muy fuertes. Sin duda, esto lo podemos definir como una gran capacidad de resiliencia que tenemos como nación y que compartimos como pueblo Latinoamericano. 

A continuación, te queremos dar algunos consejos sobre cómo continuar siendo resilientes en estos momentos de incertidumbre y los próximos que vengan. 

1. Reconectate con la gente

A pesar de que nuestras relaciones están limitadas a una videollamada, es importante que te reconectés con tu equipo, socios y clientes. Sin importar cuándo, volveremos a encontrarnos cara a cara y es importante tener relaciones sólidas a pesar de las circunstancias. Aprovechá este momento para conectarte con aquellas personas de la industria que quizás diste por perdidas y formá nuevas alianzas para el regreso a la vida normal. No olvidemos que un rebrote es posible y a pesar de que ya estemos en nuestros lugares de trabajo, quizás tendremos que volver a un nuevo confinamiento. Aprovechá esta situación para sacar lo mejor de tu liderazgo y empresa. Las conexiones son lo principal en esta tarea. 

2. Trabajá en tu mentalidad

Si te encontrás ante un nuevo desafío, una forma de fijar tu potencial es dejar de lado las ideas preconcebidas y recordarte a vos mismo "estoy aquí para aprender cosas nuevas y guiar a mi equipo". Ahora bien, “decime con quién andás y te diré quién sos” dice un viejo refrán. A pesar de que tengas una mentalidad de crecimiento, si tus colegas o equipo no la tienen, será difícil que logres instalar este mindset en tu día a día. Rodeate de personas positivas de las cuales puedas aprender y así trasmitir a tus empelados nuevos conocimientos.

3. Una ecuación útil 

Otra ecuación en términos de liderazgo que podés usar es la simple idea de 'E + R = O', o Evento + Reacción = Resultado. En cualquier situación como líder, el Evento está a menudo fuera de nuestro control y además crea una respuesta emocional inmediata. Es realmente nuestra reacción al evento, lo que determinará el resultado para nuestra compañía y equipo. Por lo tanto, la clave es que, en cualquier situación, cuando te enfrentés a un evento estresante, tu mente debe centrarse inmediatamente en el tipo de resultado que querés lograr. Esto puede ayudarte a elaborar la Reacción  y en particular evitar que tomés decisiones que puedan empeorar el resultado.

4. El humor te ayuda a liberar

Coloquialmente podríamos decir que hay dos tipos de personas al momento de vivir una situación estresante: las que lloran o las que ríen. Ambas pueden ser reacciones involuntarias y en un equipo, una y otra deben ser fomentadas siempre y cuando sean contenidas de manera sensible. Las charlas, bromas y risas son signos de que la gente no está asustada o afectada. Más bien indican que frente a la situación inesperada, el equipo la está procesando de manera positiva y liberado el estrés. Ahora bien, si percibís mucho silencio, puede ser una señal de que las cosas no están bien. 

5. Mantenete preparado para los siguientes movimientos 

Por último y no menos importante, como líder debes tener listos tus planes de acción A, B y C.. No escatimés esfuerzos en pensar, preparar y organizar de la mejor forma posible cuáles pueden ser los siguientes pasos que podés tomar ante una situación como ser el regreso a las oficinas o un posible rebrote. En este sentido, recordá esta ecuación que se usa con frecuencia en industria audiovisual y que es aplicable a cualquier otra: 90% preparación 10% ejecución. 

¿Necesitás incorporar talento para sortear esta crisis? o ¿estás buscando perfiles especializados para poder volver a la oficina o mejorar tu trabajo remoto? Si tienes estás consultas o dudas, no dudes en contactarnos, un especialista te atenderá a la brevedad posible.  

Summary

Las posiciones de liderazgo se enfrentan hoy un desafío sin precedentes que pone a prueba sus relaciones con sus colaboradores y stakeholders. En este artículo repasamos algunos consejos para trabajar en la resiliencia, fortaleciendo vínculos internos y externos.