Estás aqui

Consejos para retener a tu personal

Toda empresa se esfuerza por contratar personas con talento y habilidades especiales, por lo que retener trabajadores de este calibre es una prioridad. La clave para mantener a trabajadores con buenas habilidades y competentes es motivarles y establecer una conexión duradera con la empresa. Sin embargo, no a todos los empleados les motivan las mismas cosas, por lo que el directivo necesitará averiguar qué necesita cada uno.

Construir confianza

Una de las mejores maneras de retener el talento es demostrar a sus empleados que confía en ellos y en el trabajo que realizan. Por lo que es recomendable establecer un marco de trabajo claro e incluirles en los procesos de toma de decisiones. Tratar a los empleados con respeto demuestra la confianza de la empresa en sus habilidades y es un gran paso para retener al mejor talento.

Motivar al personal con elogios y recompensas

Elogiar y reconocer abierta y sinceramente los logros de su equipo es una forma muy eficaz para retener a sus empleados. A veces un simple “gracias” es suficiente para hacer que se sientan valorados, y esto a su vez les motiva para seguir trabajando en la empresa. Las compañías también pueden dar recompensas financieras u ofrecer la participación en nuevos proyectos a trabajadores con talento. Recuerde que conocer a los empleados ayudará a determinar qué motiva a cada uno.

Desafiar a los empleados

Para muchos trabajadores, la capacidad de alcanzar sus metas profesionales y personales es una prioridad. Por lo que ofrecer oportunidades para que trabajen en dichos objetivos es una buena forma de promover el aprendizaje constante. Proveer el espacio adecuado para hacer frente a los retos asignados les ayudará a utilizar todo su potencial. Además, conocer sus fortalezas y sus debilidades permitirá a los directivos ofrecerles retos que vayan de acuerdo con las necesidades específicas de cada uno. Una vez que vean lo mucho que han crecido se sentirán más motivados para trabajar en la empresa.

Escuchar

La comunicación y la habilidad de escuchar las preocupaciones de sus empleados facilita la retención del talento. De esta forma, los miembros de un equipo saben que tienen un gerente que se toma en serio sus problemas. Cuando los trabajadores se sienten valorados por sus supervisores se hace más fácil que sigan trabajando para la empresa. Mostrar un verdadero interés en el desarrollo profesional de cada empleado asegurará el éxito de la compañía a largo plazo haciendo que sus trabajadores den lo mejor de sí mismos.