Estás aqui

Cómo ser un empleado de valor

En un entorno en qué los objetivos de la empresa cambian y crecen constantemente, no es suficiente con sentirse relajado en el puesto de trabajo que uno ocupa, hay que adaptarse y mantenerse actualizado. Si querés mantenerte como un empleado de valor necesitarás mejorar tus habilidades constantemente. Aquí compartimos algunos consejos para aumentar tu valor como empleado y mantenerte actualizado en el mercado laboral.

Mejorá tus habilidades

Es importante que te asegures de aprender nuevas habilidades así como de mejorar las que ya posees si querés mantenerte como empleado de valor. En este punto un buen consejo es concentrarte en aquellas áreas en las que tengas un buen desempeño y en actividades que disfrutes haciendo. Por otra parte, debés estar al día de los nuevos requerimientos y responsabilidades dentro de tu sector para mantenerte en un buena posición dentro del mercado laboral. Una manera de hacerlo es leer ofertas de empleo para cargos similares al tuyo y determinar si encajás en el perfil; si no lo hacés, ya tenés ideas para mejorar tus habilidades y cualidades profesionales.

Sé flexible

Otro factor clave para seguir siendo un empleado de valor es tu flexibilidad. Si tenés la capacidad de adaptarte fácilmente a los cambios, tenés más posibilidades de ser el candidato idóneo para nuevas áreas de responsabilidad dentro de la organización, en el caso de que la empresa cambie sus objetivos. Mantente al día y ofrecete como voluntario para trabajar en nuevos proyectos. Esto no sólo te dará visibilidad, sino que también mantendrá tu estatus como una persona de valor dentro de la compañía.

Mantené una buena red de contactos

Hacer networking es vital para estar al día y mantenerse como un profesional destacado dentro del sector. Tus contactos pueden darte información sobre las tendencias del mercado y las habilidades más demandadas en los perfiles, además de aconsejarte y ayudarte a determinar qué capacidades y aptitudes debes mejorar. No olvidés que el networking se basa en el dar y recibir, así que ofrecele a tus contactos el mismo nivel de apoyo y consejos que necesitás de ellos. Mantenerse como un empleado de valor naturalmente requiere mucho esfuerzo; sin embargo, no debés estresarte o deprimirte. Recordá que nadie es perfecto, pero abrirse a nuevas ideas y retos te ayudará a ir mejorando progresivamente.