Estás aqui

Causá una buena impresión en tu próxima entrevista

Tu CV y tu carta de presentación pueden ser suficientes para que te llamen para una entrevista, pero es la impresión que causás durante ésta, lo que determina si el trabajo será tuyo o no. Recordá, no hay segundas oportunidades para causar una primera buena impresión. A continuación te compartimos algunos consejos para que causes una buena impresión no sólo en entrevistas, sino en reuniones y en tu vida profesional en general.

Sé puntual

Llegar puntualmente a una entrevista o reunión es algo que debes tomar muy en serio, ya que llegar tarde deja una muy mala impresión. Incluso, es buena idea que trates de llegar 10-15 minutos antes. Para lograrlo, investiga con antelación dónde se encuentra la empresa y elige una ruta para llegar. Por otra parte, no olvides preparar los documentos y formularios que debas llevar (en caso de que te los hayan pedido). Aunque hayas enviado tu CV a la empresa, llévalo a la entrevista y no te olvides del nombre de la persona que te entrevistará.

Vestite adecuadamente

La forma en la que te vestís para una entrevista de trabajo juega un papel muy importante en cómo te perciben. Recordá que en estos casos, si sos contratado, tu apariencia también representaría a la empresa para la que trabajas. Si no tenés muy claro el código de vestimenta de la compañía, apuesta por el lado conservador. Asegurate de que la ropa te quede bien y que esté limpia y planchada.

Un buen comienzo

Comenzá la entrevista con una gran sonrisa y un apretón de manos firme. Saludá a tu entrevistador por su nombre y hacé contacto visual desde el principio. Entrá en la sala con confianza y mantené una buena postura. Recordá que al igual que vos, el entrevistador quiere que el proceso vaya bien.

Prestá atención a tu postura y tono

Durante la entrevista o reunión mantené un tono amable y seguro, y una postura correcta. Sentate derecho, prestá atención y hacé contacto visual. Expresate con entusiasmo y seguridad. Evitá las risas nerviosas y da respuestas claras y concisas que vayan de acuerdo con la pregunta.

Despedida y seguimiento

Cuando termine la entrevista, despedite con otro apretón de manos firme y da las gracias. Hacer seguimiento del proceso demuestra ambición, así que un día o dos después de ser entrevistado enviá un correo electrónico conciso a tu entrevistador. En el mensaje puedes agradecerle nuevamente y reconfirmar tu interés por el empleo.